Zona Sur

La campiña sur de Valladolid representa uno de los paisajes más característicos de la provincia, sin duda alguna influido por la marcada continentalidad de su clima. Bañada por los ríos Zapardiel, Trabancos, Adaja, Eresma y Cega, presenta amplia zona de pinares. En la actualidad, los pinares islas son junto con los bosques de ribera, el único exponente forestal de las campiñas del sur del Duero. Las principales masas forestales se encuentran en Olmedo, (Pinar de Matamoros y del Mago), Aguasal (Pinar de Ordoño), Mojados (Pinar de las Abogadas) Nava del Rey (Pinar
de la Nava), Foncastín (Pinar de Valdegalindo) y el Campillo (Pinar de El Campillo).
Algo excepcional son los bosques milenarios de piñoneros y alcornoques, que existen en Foncastín. En este alcornocal, perfectamente aclimatado, aún se recoge el corcho. Este árbol es muy raro en la provincia de Valladolid, por lo que esta mancha representa el único exponente con cierta identidad en la provincia.
Entre estos pinares y sus campos agrícolas podemos encontrar pequeños roedores, liebres y depredadores como el zorro o las rapaces, siendo el aguilucho cenizo el más representativo al nidificar en los campos de cereal.
El cultivo de la vid se centra en núcleos como Rueda, La Seca,  Serrada y Nava del Rey, siendo la variedad verdejo la que da lugar a la D.O. Rueda… También encontramos viñedos que están bajo la denominación de Tierras de Medina.
Las características hidrogeológicas de las campiñas del sur del Duero, han originado una extensa red de humedales en los campos del sur de la provincia de Valladolid. Diseminados en el paisaje aparecen cientos de lagunas, lavajos, bodones o charcas, agrupados bajo la catalogación de
lagunas esteparias.
Tampoco se puede olvidar que en estos campos se encuentra la única población invernante de grullas de la provincia.
En 1992 la Ley de Espacios Naturales de Castilla y León establece el Catálogo de Zonas Húmedas. En 1984 aparece el catálogo en el que se incluyen 118 humedales de los que 33 son considerados como lagunas esteparias naturales. Las campiñas del Sur del Duero destacan por concentrar un elevado número de enclaves considerados de interés especial.
La riqueza de los productos hortofrutícolas como la endivia, el ajo, el puerro o los espárragos acompañan al exquisito cochinillo, la gallina en pepitoria o la empanada de conejo, propios de esta zona.
No puede faltar una visita en Almenara-Puras al conjunto museístico de las Villas Romanas, centro único en su género que nos permite conocer la vida diaria en una villa romana del siglo IV. En Olmedo, podemos visitar el Parque Temático del Mudéjar y el Palacio del Caballero.
También podemos disfrutar del paisaje dando paseos a caballo, haciendo senderismo, practicando la caza, la pesca, la bicicleta de montaña, el golf y para los más intrépidos, un vuelo en ultraligero.